Millones de tratamientos y millones de dólares se gastan anualmente tratando de deshacerse del vello no deseado. Pero si afeitarse, depilarse con cera, pinzas y electrólisis no son la respuesta, ¿cuál es? Con tantas ofertas depilacion laser en el mercado te decimos las mejores opciones

Hay dos opciones progresivas:

Láseres. La depilación láser, aprobada por la FDA en 1995, utiliza ráfagas de láser para penetrar debajo de la piel y dañar los folículos pilosos para que el pelo no vuelva a crecer. Los láseres son atraídos por el color del folículo piloso y dejan la piel alrededor de él sin daños. Los viejos láseres de rubí no eran buenos para las personas de piel oscura ya que eran poco profundos, interactuaban con la superficie de la piel y eran atraídos por el pigmento de la piel así como por el pelo; las personas con pelo claro (rojo, gris o rubio) pueden no responder a ese tipo de tratamiento tampoco. Los modernos láseres de diodo penetran debajo de la piel hasta el folículo, en lugar de los pigmentos de la piel, lo que hace que sea más eficaz para una gama más amplia de tipos de piel/pelo.
Luz pulsada intensa con radiofrecuencia (RF). La próxima generación de depilación utiliza pulsos de energía lumínica que alternan con la radiofrecuencia. Al igual que la depilación láser, la luz es atraída al folículo piloso; la RF, que es una fuente de energía más fuerte pero no tan dirigida, sigue el curso de la luz y neutraliza el folículo. Los dispositivos de luz pulsada intensa no son láseres; magnifican la luz utilizando filtros que bloquean las longitudes de onda no deseadas. La luz pulsada intensa por sí sola puede causar dolor; pero la luz pulsada alternada con la radiofrecuencia es más segura, además de ser más eficaz.
Tanto los láseres de diodo como la luz pulsada intensa con RF funcionan tanto en el vello facial como en el corporal, por lo que es fácil conseguir una piel suave en cualquier lugar.
La consulta

Cualquier buen centro de láser adapta el régimen de tratamiento a las necesidades específicas del paciente. Hay varios factores que afectan la configuración de la máquina, el número de tratamientos y el mejor tipo de tratamiento:

El tipo de cabello. La rapidez con la que crece el pelo, la textura y el color.
El tipo de piel. Junto con el color de la piel, la sensibilidad de la piel al sol o si la persona se quema fácilmente con el sol.
Condiciones médicas que causan sensibilidad a la luz como el lupus, medicamentos como los antibióticos o el betacaroteno, trastornos de convulsiones, embarazo y marcapasos.
También hay cosas que el paciente puede hacer para aumentar la eficacia del tratamiento.
Afeitarse antes del tratamiento; la luz llega mejor al folículo.
No use lociones, perfumes o cosméticos de antemano; éstos reaccionan con la luz y pueden causar irritación de la piel.
No se broncee por lo menos cuatro semanas antes. La piel recién bronceada desvía la luz del láser, reduciendo la seguridad del tratamiento.
Humedezca y beba mucha agua antes y después de los tratamientos. La piel sana conserva el gran aspecto de la piel después del tratamiento.
El procedimiento
Un pequeño instrumento se mueve sobre el área objetivo, causando una ligera sensación de calor; cualquier molestia es como un suave y breve pellizco. Las axilas tardan unos diez minutos; las piernas pueden tardar hasta dos horas.

El cabello crece en ciclos, y no todos los folículos están activos al mismo tiempo. Los tratamientos con láser y luz pulsada/RF se dirigen sólo a los folículos pilosos activos, por lo que se requieren visitas repetidas para eliminar el pelo por completo; el número normalmente recomendado es seis*, con siete a trece semanas entre cada sesión.